¿Lo que pasa en Corabastos afecta la producción alimentaria?

Inicio >> Noticias >> ¿Lo que pasa en Corabastos afecta la producción alimentaria?
Imagen de Canal Institucional

Corabastos, la central más grande de abastecimiento de alimentos en Colombia, atraviesa un difícil panorama.

En medio de la pandemia y las medidas de cuarentena, las distintas centrales de comercialización de alimentos, como Corabastos, han mantenido su funcionamiento, para no afectar la alimentación de los ciudadanos.

Sin embargo, la central de Corabastos se ha visto fuertemente afectada al ser catalogada como un foco de contagios. En este lugar, y en general la localidad de Kennedy, se identificó la tendencia a tener grandes aglomeraciones de personas, lo que disparó el índice de casos por coronavirus.

El ministro de agricultura, Juan Camilo Restrepo, ha asegurado que en los últimos meses se ha mantenido la producción normal de distintos alimentos nacionales y el abastecimiento en todas las ciudades no se ha visto afectado.

Te puede interesar: 8 tips para una buena nutrición en cuarentena

 

Sin embargo, muchas personas han empezado a temer por su salud al acudir a centrales como Corabastos, lo que ha significado para los comerciantes un “sobreabastecimiento”. Normalmente este lugar recibía aproximadamente 10.000 toneladas de alimentos, 12.000 vehículos y 5.300 comerciantes (entre mayoristas y minoristas) diariamente.

Actualmente, se han adoptado medidas como el pico y cédula; pico y puesto; pico y bodega; desinfecciones constantes, entre otras, con el fin de recuperar la confianza de los consumidores.

La medida de pico y cédula ha sido adoptada para el ingreso peatonal: en el día impar, ingresan las personas cuyo último dígito del número de la cédula sea par y el día par, ingresan quienes terminan en impar.

 

En cuanto al pico y puesto, la medida funciona en 53 bodegas y cerca de 3.500 puestos, desde el 1 de junio. Su funcionamiento hace que cada bodega tenga un día de cierre a la semana durante 24 horas, iniciando a las 2:00 p.m. hasta las 2:00 p.m. del día siguiente.

Sin embargo, los propietarios de los locales aseguran que las ventas se han reducido hasta en un 70%, teniendo que ofrecer sus productos a un valor bajo, para recuperar la inversión y el costo de sus productos, evitando tener que botar alimentos que se empiezan a dañar.

Adicionalmente, los transportadores han visto un incremento en los costos de fletes, al trasladar los alimentos en largos trayectos. Corabastos asegura que trayectos como el de Bogotá a Nariño, que en enero costaba $1.300.000 en mayo llegó a costar $2.000.000

Los comerciantes hacen un llamado a la ciudadanía a apoyar su economía, regresando a estas centrales a realizar sus compras, respetando todos los protocolos que firmemente vienen cumpliendo. Con la reactivación de las ventas, se recuperarán empleos de aquellos locales que han detenido sus operaciones o de los ‘coteros’ que han tenido que esperar a que regrese el flujo normal de compradores.

REDACCIÓN CANAL INSTITUCIONAL